INDUSTRIA PORTUARIA

Bajo estrés y a las puertas de profundos cambios

El menor crecimiento del comercio mundial, la baja de los rendimientos y las presiones de las navieras ponen al sector en una encrucijada, dice la CEPAL.

Bajo estrés y a las puertas de profundos cambios
El gigantismo de la flota mercante conlleva nuevas reglas y estrategias.

 

Como resultado de factores que van desde la desaceleración del crecimiento del comercio mundial y un menor rendimiento de las inversiones hasta los intensos cambios en un transporte naviero dominado por fusiones y adquisiciones, la industria portuaria está bajo estrés, sostiene la última edición del Boletín Marítimo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en el que los especialistas Ricardo J. Sánchez y Lara Mouftier proponen una serie de reflexiones sobre su futuro en el mediano y en el largo plazo.

Entre los factores endógenos, junto a “un cierto agotamiento de la gobernanza portuaria” y una mayor relevancia de los aspectos ambientales, sociales y de seguridad, los autores detectan una mayor tensión competitiva, resultado a su vez de un “acortamiento del ciclo de vida de las inversiones portuarias” y una caída de la productividad media en un contexto donde el gigantismo de la flota mercante impone nuevas reglas y demanda nuevas estrategias.

Ese gigantismo, dice el boletín de la División de Recursos Naturales e Infraestructura de la CEPAL, se traduce en una menor frecuencia de llamadas a puertos y una reducción del uso de las muelles, pero también en la necesidad de incorporar tecnología y en los mayores gastos operativos y de capital, que afectan los márgenes y elevan el endeudamiento.

“La presión que ejercen las navieras es creciente: El crecimiento de las alianzas navieras crea una presión sobre los terminales por una reducción de las tarifas de los servicios de terminales, dado los bajos márgenes de ganancias del negocio marítimo. Se acentúa la presión por un manejo más rápido de los buques en puerto (navieras piden mucho más de lo que se ha podido técnicamente lograr hasta ahora)”, dicen Sánchez y Mouftier.

El nuevo escenario conlleva fuertes transformaciones tecnológicas en la logística, con el internet de las cosas, la automatización y la robotización, pero también las implicancias del e-commerce en las transacciones. Y también organizacionales. “La convergencia en el campo de negocios en el que ambas partes buscan sus propias expansiones: La industria logística quiere diversificar su actividad dentro de un puerto y manejar una parte más larga de la cadera logística. Por su parte, los puertos también quieren hacerse cargo del seguimiento de contenedores desde el muelle hasta el despacho al transporte del hinterland”, afirman.

Ante la ralentización del comercio mundial, del tráfico de contenedores y de los rendimientos de la industria, “las estrategias de innovación son claves para la adaptación, sobrevivencia y éxito en los mercados, tanto como para el éxito en el cumplimiento de los objetivos comunes de la sociedad y el Estado”, señalan los autores.

Desde esa perspectiva, plantean que la matriz del cambio hacia el futuro debe contemplar aspectos culturales, ambientales, en la gobernanza, geográficos, comerciales y relativos al negocio portuario, y tecnológicos.

Entre otras previsiones, el texto consigna que los puertos se verán compelidos a reducir su huella de carbono; que la innovación en capital social será un elemento significativo y que las relaciones laborales deberán adecuarse a un nuevo entorno; que una nueva gobernanza deberá incluir políticas integradas y sostenibles y combinar competencia con cooperación; que el diseño de las rutas comerciales estará expuesto a cambios relacionados con los grandes acuerdos comerciales globales; que en América Latina y el Caribe “es posible que en algunas zonas exista o se genere sobreoferta de capacidad portuaria, que requerirá ser solucionada para evitar distorsiones competitivas”.

Sobre el final, y en torno del negocio portuario, el informe sostiene que éste no se reduce hoy “al mero intercambio intermodal, que fuera la práctica tradicional para las importaciones y exportaciones, sino que actividades como el almacenamiento, el reposicionamiento, la desconsolidación, distribución, las actividades industriales relacionadas de manufacturas, también comienzan a desarrollarse en los puertos”.

Entienden que esa tendencia a la diversificación de la actividad y de las fuentes de ingresos, se irá profundizando con el acceso a otras tareas relacionadas con el transporte, el financiamiento, la provisión de servicios industriales, de ingeniería y de los llamados de “tercer nivel”, relativos al mercado.

En ese contexto, concluyen los autores, “el mejoramiento de la competitividad internacional ya no será el objetivo único de los grandes puertos, sino que se revalorizará el gran aporte de los puertos a la expansión de la productividad en las economías, aumentando su impacto económico y social”.

 

Publicado el 07-12-2016
Foto: Canal de Panamá.


Noticias
CHINA

La producción industrial busca nuevos rumbos

La producción industrial busca nuevos rumbos
Durante el foro empresarial, fueron firmados 125 proyectos de cooperación.

Empresarios, expertos y académicos debatieron sobre las nuevas oportunidades que pueden ofrecer la tecnología digital y la inteligencia artificial.

+ Ver más

INVERSIONES PRODUCTIVAS

El mercado japonés seduce a firmas alemanas

El mercado japonés seduce a firmas alemanas
Las empresas valoran la estabilidad de Japón, pero también sus salarios.

Según una encuesta, 38% prevé trasladar a ese país sus instalaciones, en perjuicio de China. Las fricciones con Estados Unidos son una de las razones.

+ Ver más

ver todas


Usuarios
Usuario
Clave

Agenda

ver todas

Bajo estrés y a las puertas de profundos cambios


TERMINAL C
   www.terminal-c.com.ar

Posicionamiento en Buscadores - eMarketingPro | Diseño Web - NetOne