SOSTENIBILIDAD

La transición ambiental vista desde las empresas

Aunque un número creciente de ellas camina con rumbo a la “ecologización”, el ritmo es desigual y hay obstáculos a superar, dice un informe de la OIT.

La transición ambiental vista desde las empresas
El impacto de estas políticas sobre la creación de empleo es todavía incierto.

 

Las empresas pueden desempeñar una función primordial en la protección del medio ambiente y la creación de una transición justa basada en la equidad y en la participación de todas las partes interesadas, según un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En Greening Enterprises: Transforming processes and workplaces (Empresas ecológicas: Transformación de los procesos y los lugares de trabajo), disponible en inglés, la OIT asegura que un número cada vez mayor de empresas está adoptando medidas para reducir las emisiones de carbono en respuesta a la escasez de recursos, la frecuencia de los desastres naturales y la exhortación de consumidores y clientes para que adopten una postura de mayor anticipación con respecto a las cuestiones climáticas.

Entre los factores determinantes de la “ecologización” de las empresas, cabe citar la normativa sobre el transporte y el uso sostenibles de los recursos en el lugar de trabajo, la legislación que rige las adquisiciones públicas, la organización del tiempo de trabajo, el teletrabajo y el modelo de empresas sostenibles, concluye el informe.

El informe señala que dos terceras partes de la reglamentación vigente en 2019 se implantó después de 2004, un indicio de esa tendencia.

Por ejemplo, en 2021, nueve de cada diez empresas encuestadas por el Eurobarómetro (encuesta realizada por la Unión Europea que abarca también a países candidatos, como Turquía, y a los Estados Unidos), señalaron que estaban adoptando medidas de cara a la transición ecológica, si bien ese proporción variaba entre 99 por ciento en Noruega y 58 por ciento en Albania.

En los países de ingreso mediano-bajo y mediano-alto de fuera de Europa, la mayoría de las empresas del sector formal también están tomando medidas de cara a la transición ecológica. Los 65 países y territorios analizados para el informe pertenecen a Asia, Europa y América Latina, las regiones más activas en promover la sostenibilidad de los lugares de trabajo.

Por su parte, consumidores y clientes exigen cada vez más productos sostenibles: según surge de un relevamiento, las búsquedas relacionadas con ese tipo de bienes crecieron 71 por ciento entre 2016 y 2020. El aumento de la demanda es un factor de estímulo para las empresas informales, especialmente las de la economía circular, que se dedican a la compra y la venta de materiales reciclados y al mantenimiento y la reparación de diversos bienes. Para las mipymes que intervienen a lo largo de las cadenas de suministro mundiales, sus principales clientes son las grandes empresas, que a su vez velan por su propio prestigio ante los consumidores, los inversores, los accionistas y sus respectivos gobiernos. El aumento de la inversión en materia ambiental, social y de gobernanza —que prioriza la adecuación de los objetivos financieros con los resultados ambientales, sociales y de gobernanza y los requisitos de divulgación de estas prácticas— es un factor de empuje adicional.

Del estudio se desprende que las empresas más grandes son más propensas a adoptar medidas para hacer un uso eficiente de los recursos y a ofrecer productos y servicios ecológicos, en parte porque disponen con más facilidad de tecnología ecológica y tienen más obligaciones jurídicas. Pero muchas microempresas y pequeñas y medianas empresas (mipymes) también están aplicando medidas de ahorro de energía y recursos, y de gestión de desechos.

Con todo, las empresas refieren que deben enfrentar muchos obstáculos para transformarse. Las multinacionales apuntan a la incertidumbre sobre las políticas climáticas, la limitada disponibilidad de tecnología verde y las dudas sobre el rendimiento de la inversión. Las mipymes afrontan problemas tales como la limitada disponibilidad de financiación y de competencias, la falta de información y conocimientos sobre la innovación, y la aplicación incoherente de la normativa.

El informe incluye recomendaciones para ayudar a las empresas a adoptar prácticas benéficas en materia medioambiental y para lograr una transición justa. Entre otras, cabe mencionar las siguientes: promoción de un entorno propicio para las empresas mediante la mejora de los marcos normativos y de regulación; mayor claridad ante las empresas y otros agentes sobre la estrategia; ayuda a fin de que los directivos y a los trabajadores puedan prepararse para los efectos en el empleo, las competencias y los salarios (tanto en los sectores que deben reducirse como en aquellos en los que se crearán empleos), y lucha contra la segregación por sexos, entre otras cosas, mediante capacitación, a fin de que las mujeres puedan beneficiarse de la creación de empleos verdes.

Una transición verde basada en la sustitución de las fuentes convencionales de energía por otras renovables y en el aumento de la eficiencia energética crea puestos de trabajo a nivel mundial, aunque a una escala modesta. Esto plantea la cuestión de dónde se crean estos puestos de trabajo, y si se crean en empresas que ponen en práctica procesos verdes. En la muestra del estudio, que incluye a los países en desarrollo, la introducción de procesos ecológicos no ha tenido un efecto en el empleo en las empresas encuestadas, excepto en los países de ingresos medianos bajos. En estos últimos, los procesos de ecologización se asocian con una disminución del empleo en las empresas, un resultado que también se ha observado en otros tipos de cambios tecnológicos. Y aunque la ecologización de los procesos de producción es crucial para la transición, las empresas que suministran productos y servicios ecológicos crean más empleos verdes que las empresas que aplican medidas para el uso eficiente de los recursos y, en tal sentido, lideran la transición.

 

Publicado el 01-12-2022
Fuente: OIT / Foto: Readymade - Pexels.


Noticias
INDUSTRIA AUTOMOTRIZ

Mercedes Benz lanza un nuevo chasis eléctrico

Mercedes Benz lanza un nuevo chasis eléctrico
Pesa 21,2 toneladas y puede equiparse con carrocerías de hasta 13,2 metros.

Fue desarrollado en Brasil para el transporte urbano de pasajeros. Cuenta con cinco módulos de baterías que le dan una autonomía de 250 kilómetros.

+ Ver más

CONVOCATORIA BONAERENSE

Kicillof llamó a defender la producción industrial

Kicillof llamó a defender la producción industrial
“La industria bonaerense no se rinde ni baja los brazos”, afirmó Kicillof.

El gobernador habló en el cierre de un congreso que reunió a dirigentes empresariales y sindicales y representantes de la ciencia y la universidad.

+ Ver más

ver todas


Usuarios
Usuario
Clave

Agenda

ver todas

La transición ambiental vista desde las empresas


TERMINAL C
   www.terminal-c.com.ar

Posicionamiento en Buscadores - eMarketingPro | Diseño Web - NetOne