EXPORTACIONES DE ALIMENTOS

Tras la tormenta, tiempo de cosecha

Afectadas durante 2009 por caídas de la demanda y fuertes bajas en los precios, las ventas externas comenzaron a recuperarse en el segundo semestre. Y aunque algunos sectores quizás deban esperar, la mejoría podría afianzarse este año.

Tras la tormenta, tiempo de cosecha

 

Por Natalia Marazina

Las exportaciones de alimentos argentinos no salieron indemnes de la crisis internacional y se vieron afectadas por la caída de la demanda en los principales mercados y la baja de los precios, muy fuerte en algunos casos. No obstante, y aunque el cuadro ofreció perfiles muy diferentes según el producto involucrado, la situación experimentó una mejora a lo largo de la segunda mitad del año.

A esos factores externos, se sumaron algunos conflictos pendientes entre el Gobierno y empresarios del sector, así como las sequías e inundaciones que castigaron a vastas zonas del país y tendrán efecto sobre la producción.

Referentes, operadores y especialistas entrevistados por terminalC explicaron cómo se comportó cada sector durante 2009 y hablaron de las perspectivas para este año.

De acuerdo con la información difundida por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), la exportación de granos y subproductos sufrió una disminución muy marcada en el volumen embarcado y los montos ingresados y una leve baja en los precios. Según Alberto Rodríguez, director ejecutivo de la Cámara de la Industria Aceitera (CIARA) y del Centro de Exportadores de Cereales, a diferencia de lo que sucedió en 2008 —cuando el enfrentamiento entre el Gobierno y los empresarios del agro impidió que se operara en un nivel razonable—, el problema principal de 2009 fue la falta de lluvias.

Rodríguez señaló que en la disminución de los volúmenes exportados también influyó, aunque en una escala mucho menor, la decisión oficial de suspender el régimen de admisión temporaria para las importaciones de soja paraguaya que se procesan posteriormente en el país. “Nuestra capacidad de molienda supera los niveles de producción; por eso, se traía soja de Paraguay”, explicó.

En cuanto a las expectativas para 2010, Rodríguez es optimista: “Todos los indicadores estarían mostrando que va a haber un nivel importante de producción de oleaginosas. Particularmente en el caso de la soja, se estiman 50 o 51 millones de toneladas, y eso significa que podríamos volver a tener un nivel de producción como el de hace dos años.”

Las ventas externas de carne y menudencias bovinas fueron las únicas exportaciones de alimentos que, según los registros dados a conocer por el Senasa, experimentaron una muy marcada suba en el volumen comercializado, con un aumento de 50% en 2009 respecto del año anterior. En cambio, los ingresos generados por esos despachos tuvieron una variación positiva de 11%, debido a la marcada caída que sufrieron los precios.

Los operadores de este mercado son cautelosos a la hora de prever un posible escenario para 2010. “Si nos guiamos por la demanda internacional, debería ser un buen año para la carne; pero sería hacer futurología decir qué va a pasar: es un tema muy delicado”, aseguró una fuente muy cercana al sector. Y reveló que el temor de los exportadores es no poder satisfacer la demanda internacional debido a una eventual limitación de las ventas externas por parte del Gobierno para regular los precios en el mercado doméstico. Sin embargo, la misma fuente aseguró que, a pesar de las trabas y los efectos de la crisis, 2009 fue un año récord para la exportación de carne vacuna.

Las ventas externas de frutas frescas de 2009 también registraron disminuciones, tanto en volumen como en precios y montos. Enzo Rita, presidente de la Federación Argentina del Citrus (Federcitrus), explicó a terminalC que en el caso del limón —la fruta que lidera el ranking exportador de cítricos— esta merma se debió a la combinación de los efectos de la crisis y a la abundante producción española del año pasado. Lo mismo ocurrió con la naranja, pero en este caso, según Rita, influyó la gran oferta que lanzó Sudáfrica al mercado europeo. “El mercado que viene creciendo en la Argentina es el de la mandarina. En 2003, se exportaron 38.000 toneladas y el año pasado, 96.000”, apuntó.

Para este año, Rita anticipó que se producirán caídas en el volumen de producción debido a la sequía que afectó al noroeste y el noreste argentinos, que retrasó la floración. Además, pronosticó que España también producirá menos debido a problemas climáticos, y eso generará un “bache” entre el fin de la producción europea y el comienzo de la argentina. “Los volúmenes van a ser menores y entonces los precios aparentemente serán buenos”, estimó.

En lo que concierne a la crisis, opinó que los efectos adversos ya no se harán notar este año. “El sector menos afectado es siempre el alimenticio —graficó—, porque la gente se priva de muchas cosas, pero come”.

Por su parte, Guillermo Waldner, gerente comercial de LAN Cargo, ofreció una mirada sobre la exportación de frutas finas que se transportan vía aérea, como los arándanos y las cerezas.

Según Waldner, los productores de arándanos temían que los precios internacionales siguieran bajos como consecuencia de la crisis, pero finalmente se comportaron de forma razonable y la temporada terminó siendo buena. El problema, en este caso, fue el exceso de lluvias. Pese a ello, aseguró, “los kilogramos transportados estuvieron dentro de lo esperado e incluso hubo un pequeño aumento”.

En cuanto a la cereza, Waldner recalcó que había mucha expectativa porque Estados Unidos declaró a la región de Neuquén zona libre de moscas. “Era un producto que venía decayendo vía aérea y este año tuvo un incremento”, señaló.

Las exportaciones pesqueras tuvieron el año pasado una baja de 12% en volumen y un aumento de 9% en los precios. Si bien la caída no fue tan abrupta, suma dificultades a una actividad que atraviesa desde años una situación muy complicada.

Una fuente muy cercana al sector indicó que el aumento de los precios se debió a la falta de capturas por la baja densidad de algunos peces. Además, aseguró que hace tiempo que el sector está en crisis, y que recientemente han influido el colapso financiero, la baja de los precios internacionales y el aumento en los costos de la mano de obra y el combustible.

En efecto, la Cámara de Armadores de Pesqueros y Congeladores de la Argentina (CAPECA) ha venido abogando por un acuerdo entre el Estado nacional, los Estados provinciales, los gremios, las empresas y sus proveedores de bienes y servicios “para evitar un desastre de consecuencias imprevisibles, con un impacto social mayúsculo en todas las ciudades de nuestro litoral marítimo”.

A la vez, la entidad alertó que las empresas que no pueden sacar sus barcos debido a los altos costos están destinadas a “la cesación de pagos y el triste camino de la convocatoria y quizás la quiebra”. En este contexto, el panorama que pronostican para 2010 no es para nada alentador.

En relación con el mercado de los lácteos, el ingeniero agrónomo Miguel Paulón, presidente del Centro de la Industria Lechera, explicó a esta revista que el primer trimestre de 2009 fue “muy crítico” porque la demanda internacional cayó abruptamente y los precios se redujeron a la tercera parte de los alcanzados en 2008.

Sin embargo, a lo largo de los meses, la situación mejoró. “Paulatinamente, empezó a aparecer la demanda, los precios se fueron recuperando y transcurrido el segundo semestre se tonificaron, incluso por encima de las expectativas”, subrayó el directivo.

En cuanto al volumen exportado, según el Senasa, los envíos de 2009 superaron a los del año anterior en 6%, pero esta diferencia no alcanzó para neutralizar la baja de los precios provocada por la crisis financiera y por ende los ingresos generados por las exportaciones lácteas cayeron 35%.

Respecto de las expectativas para el año en curso, Paulón advirtió que el mercado internacional empezó a evidenciar algunos síntomas de volatilidad debido a la liberación de stocks de leche en polvo y manteca que la Unión Europea mantenía por motivos regulatorios. Esta medida ya provocó la disminución de los precios y generó reticencia en los compradores, que observan atentos la tendencia a la baja.

De todas formas, concluyó que la demanda de lácteos “va a estar sostenida” y que la recuperación económica de algunos países influirá en el mantenimiento de un nivel de precios internacionales “razonable”.

El mercado de las hortalizas frescas y legumbres experimentó un leve aumento en el volumen exportado y una baja marcada en los precios y montos ingresados. Martín Rosenkjaer es miembro de la Comisión Directiva de la Cámara de Legumbres de la República Argentina (CLERA), que agrupa a los productores, procesadores y exportadores de legumbres secas, como porotos, garbanzos, arvejas y lentejas. Según su visión, 2009 no comenzó bien, dado que “los principales países compradores entraron en una crisis muy importante y eso hizo que los precios bajaran casi a la mitad y provocó una disminución sustancial en la demanda”.

Respecto de la cosecha del año pasado, Rosenkjaer subrayó que el exceso de lluvias ocasionó inconvenientes y que además se manifestaron algunos problemas de calidad. “Hubo porotos chicos, que valen menos y generan menos ingresos”, explicó. A su juicio, el motivo principal de este problema es la falta de investigación genética, que impide que el país cuente con buenas semillas. “No hay inversión en el rubro y entonces producimos lo que tenemos”, lamentó. Pese a todos esos contratiempos, la situación se fue regularizando a lo largo del año y los precios bajos hicieron posible que se activaran las ventas y se colocara casi toda la producción.

Para 2010, las expectativas son buenas. “Se nota una recuperación en las economías de los países que nos compran, la demanda en algún momento va a aparecer y ya se habla de precios un poco más sostenidos que los de 2009”, señaló Rosenkjaer. En el caso concreto de los porotos, que el año pasado completaron exportaciones por 280.000 toneladas, pronosticó que, “si tenemos suerte y el clima nos acompaña”, se alcanzarían volúmenes parecidos o quizás algo más. Al respecto, resaltó que se trata de uno de los pocos cultivos beneficiados con una reducción de la alícuota de retenciones, de 10% a 5%.

 

FIEBRE POR EL MALBEC. “Las exportaciones vitivinícolas argentinas se mostraron en conjunto bastante resistentes a la crisis mundial de 2009”, aseguró Lis Clément, gerente de Marketing y Comunicación de Wines of Argentina, una entidad conformada por más de 170 bodegas. Y destacó el dinamismo de las ventas de vinos embotellados, que son los de mayor valor agregado nacional. Según las cifras que maneja esta organización, las exportaciones de estos productos crecieron alrededor de 8%, tanto en valor como en volumen.

“En Estados Unidos, hay una verdadera fiebre por el Malbec”, afirmó Clément, y subrayó que en 2009 los montos de ventas a ese destino aumentaron 23% con respecto al año anterior. Además, apuntó que las cifras generadas por las ventas externas del Torrontés aumentaron 34%, aunque su volumen todavía no representa ni 10% del que corresponde al Malbec.

Respecto de las perspectivas para 2010, Clément indicó que el panorama “se presenta promisorio para los vinos embotellados” y que “no suena aventurado esperar un crecimiento anual de 12% en valores y no menos de 10% en volumen”.

En cambio, las expectativas no son tan prometedoras para los vinos básicos, que se exportan a granel y que en 2009 sufrieron drásticas caídas en sus ventas externas. En este sentido, Clément estimó que “continuarán estancados, porque los precios del mercado interno seguirán altos, poco competitivos en el mercado internacional”.

27 exportaciones alimentos tabla 


Noticias
CULTIVOS INDUSTRIALES

Una palmera que ofrece una alternativa a la soja

Una palmera que ofrece una alternativa a la soja
La difusión de esta especie podría contribuir al arraigo rural en el NEA.

La acrocomia totai tiene un rendimiento en aceite muy superior al de la oleaginosa estrella. Además, puede producirse biocombustible a partir de su pulpa.

+ Ver más

ASIA PACÍFICO

Vietnam confía en sus exportaciones acuícolas

Vietnam confía en sus exportaciones acuícolas
Con inversiones japonesas, el sector prevé expandirse hacia Rusia y China.

El sector espera superar este año el monto de 9.000 millones de dólares alcanzado en 2018, pese a la retracción de las importaciones desde Estados Unidos.

+ Ver más

ver todas


Usuarios
Usuario
Clave

Agenda

Acuerdos sobre nivel de servicio en logística

Arlog organiza este curso, cuyo objetivo es la comprensión de este aspecto central en la relación entre la empresa y su proveedor. El dictado comienza el lunes 11.

+ Ver más

La agenda de febrero

<SPAN STYLE='COLOR:#F00'>La agenda de febrero</SPAN>

Actividades, cursos, lanzamientos y encuentros para tener en cuenta.

+ Ver más

Bancos y medios de pago internacionales

La Fundación ICBC organiza este curso, que se desarrolla en dos encuentros, aborda un aspecto clave en las operaciones de comercio exterior.

+ Ver más

ver todas

Tras la tormenta, tiempo de cosecha


TERMINAL C
   www.terminal-c.com.ar

Posicionamiento en Buscadores - eMarketingPro | Diseño Web - NetOne