Editorial

En un país poco habituado a pensar estratégicamente, donde el largo plazo se consume en pocos meses, el lanzamiento del ArSat-1 pasó prácticamente desapercibido y a los pocos días había quedado sepultado por las mezquindades y miserias de la política cotidiana. Más allá de los méritos del Gobierno que estuvo detrás del proyecto —que deberían reconocérsele—, su concreción habla mucho de la Argentina que fue y de la que es, de su potencia y su capacidad para construir un camino de vanguardia.

Editorial

 

En un país poco habituado a pensar estratégicamente, donde el largo plazo se consume en pocos meses, el lanzamiento del ArSat-1 pasó prácticamente desapercibido y a los pocos días había quedado sepultado por las mezquindades y miserias de la política cotidiana.

Más allá de los méritos del Gobierno que estuvo detrás del proyecto —que deberían reconocérsele—, su concreción habla mucho de la Argentina que fue y de la que es, de su potencia y su capacidad para construir un camino de vanguardia.

Detrás de la justificada emoción de quienes contribuyeron personalmente a ese logro, están también la perseverancia, la ética y las convicciones de varias generaciones de educadores y científicos argentinos, como Manuel Sadosky —que debió exiliarse tras la Noche de los Bastones Largos— y Jorge Sábato, que alguna vez estampó en uno de sus libros una frase elocuente: “Después de tanta mishiadura, cuesta mucho pensar en cosas grandes”.

Mientras el primer satélite geoestacionario producido en Latinoamérica partía con rumbo a su destino definitivo, volvían a asomar viejas miradas unilaterales sobre qué debería hacer la Argentina para asegurarse un porvenir próspero y virtuoso.

Sería absurdo lamentarse por la fertilidad del suelo pampeano o la abundancia de otros recursos naturales demandados por el mundo. El problema es creer que un país o una sociedad pueden construirse en torno a criterios como la maximización de la ganancia o el costo de oportunidad.

Con sus dificultades, sus tiempos, sus retrocesos y sus frustraciones, la Argentina supo construir un sistema científico-tecnológico y una industria que la hicieron diferente de otros países de la región, que ofrecieron un futuro a sus jóvenes al tiempo que forjaban conocimientos y destrezas para afrontar desafíos.

Recuperar esa autoestima social no debería entenderse como sinónimo de aislamiento retardatario. Es, más bien, el presupuesto para pensar en una integración inteligente con la región y con el mundo, compatible con un crecimiento genuino, sostenible e inclusivo, y capaz de potenciarlo.

 

Roberto A. Pagura
Director editorial


Noticias
INFORMACIÓN ESTRATÉGICA

Tarifar lanza su versión 4.0, totalmente renovada

Tarifar lanza su versión 4.0, totalmente renovada
El equipo de la empresa, presente en el acto de lanzamiento.

Con un diseño moderno e intuitivo, la aplicación favorece la llamada experiencia del usuario e incorpora funcionalidades muy apreciadas por los operadores.

+ Ver más

CULTIVOS INDUSTRIALES

Una palmera que ofrece una alternativa a la soja

Una palmera que ofrece una alternativa a la soja
La difusión de esta especie podría contribuir al arraigo rural en el NEA.

La acrocomia totai tiene un rendimiento en aceite muy superior al de la oleaginosa estrella. Además, puede producirse biocombustible a partir de su pulpa.

+ Ver más

ver todas


Usuarios
Usuario
Clave

Agenda

Misión comercial a India y Vietnam

El Ministerio de Relaciones Exteriores invita a empresas argentinas a participar de esta visita destinada a promover la agroindustria y otros sectores productivos.

+ Ver más

Bancos y medios de pago internacionales

La Fundación ICBC organiza este curso, que se desarrolla en dos encuentros, aborda un aspecto clave en las operaciones de comercio exterior.

+ Ver más

La agenda de febrero

<SPAN STYLE='COLOR:#F00'>La agenda de febrero</SPAN>

Actividades, cursos, lanzamientos y encuentros para tener en cuenta.

+ Ver más

ver todas

Editorial


TERMINAL C
   www.terminal-c.com.ar

Posicionamiento en Buscadores - eMarketingPro | Diseño Web - NetOne