Editorial

Analistas y expertos no terminan de ponerse de acuerdo acerca del proceso que viven las economías desarrolladas, y en particular las europeas. Se trate de crisis, retracción, recesión o desaceleración, lo cierto es que la situación tardará en volver a la normalidad —si es que tal palabra tiene algún sentido—, sobre todo si se insiste con recetas que llevan en sí mismas el germen del fracaso. Más que de crisis, quizás debería hablarse de transiciones hacia un nuevo escenario, que tendrá, como ya ha ocurrido en circunstancias similares, ingredientes de continuidad y de cambio, avances y retrocesos...

Editorial

 

Analistas y expertos no terminan de ponerse de acuerdo acerca del proceso que viven las economías desarrolladas, y en particular las europeas. Se trate de crisis, retracción, recesión o desaceleración, lo cierto es que la situación tardará en volver a la normalidad —si es que tal palabra tiene algún sentido—, sobre todo si se insiste con recetas que llevan en sí mismas el germen del fracaso.

Más que de crisis, quizás debería hablarse de transiciones hacia un nuevo escenario, que tendrá, como ya ha ocurrido en circunstancias similares, ingredientes de continuidad y de cambio, avances y retrocesos.

Lo cierto es que algunas de las certezas que acompañaron la globalización concebida como doctrina —es decir, como fin de la historia, y no como proceso histórico—, están de cierta forma en tela de juicio, pero una de ellas está decididamente en la mira. Se trata de los efectos que la liberalización absoluta de las finanzas ha tenido, y sigue teniendo, sobre la marcha de la economía y sobre la vida de los seres humanos.

Aunque el humor social nunca ha sido generoso con los magnates del dinero, las críticas no derivan esta vez de prejuicios atávicos, sino de una mera cuestión de supervivencia.

No se descree, en efecto, del valor del crédito ni de la importancia de las prestaciones bancarias para una adecuada marcha de la economía.

Lo que muchos cuestionan es que la producción agraria e industrial, los servicios, el transporte, los empleos y aun los estados nacionales estén sometidos a las imposiciones, las exigencias, las desmesuras y las mistificaciones de poderes que carecen de regulaciones y que se apropian de ganancias exorbitantes en desmedro del resto de los actores económicos y sociales.

Hay mucho de esto en la crisis europea, aunque no sea de buen gusto llamar a las cosas por su nombre.

 

Roberto A. Pagura / Director editorial


Noticias
INTEGRACIÓN COMERCIAL

Chile negocia un acuerdo sobre economía digital

Chile negocia un acuerdo sobre economía digital
El anuncio se hizo en Viña del Mar, en el marco de una reunión de la APEC.

Las tratativas con Nueva Zelanda y Singapur tienen por objetivo asegurar “un marco amigable” para las empresas de tecnología y fomentar sus exportaciones.

+ Ver más

COMERCIO INTERNACIONAL

Más países dependen de sus productos básicos

Más países dependen de sus productos básicos
En Argentina, 61% de las exportaciones correspondió en 2017 a commodities.

Según la UNCTAD, esa situación involucra a dos tercios de las economías en desarrollo, en las que impacta fuertemente la volatilidad de los precios.

+ Ver más

ver todas


Usuarios
Usuario
Clave

Agenda

Misión comercial a India y Vietnam

El Ministerio de Relaciones Exteriores invita a empresas argentinas a participar de esta visita destinada a promover la agroindustria y otros sectores productivos.

+ Ver más

La agenda de febrero

<SPAN STYLE='COLOR:#F00'>La agenda de febrero</SPAN>

Actividades, cursos, lanzamientos y encuentros para tener en cuenta.

+ Ver más

Tecnicatura en Comercio Internacional

El Gobierno de la Ciudad convoca a inscribirse para esta carrera, no arancelada, que tiene una duración de tres años y se cursa en el Instituto de Formación Nº 5.

+ Ver más

ver todas

Editorial


TERMINAL C
   www.terminal-c.com.ar

Posicionamiento en Buscadores - eMarketingPro | Diseño Web - NetOne